25 de agosto de 2012

Abísmame....

Señor, Tú me has examinado y me conoces;
sabes cuándo me acuesto y cuándo me levanto,
desde lejos Te das cuenta de mis pensamientos;
Tú ves mi caminar y mi descanso,
Te son familiares todos mis caminos;
no está todavía la palabra en mi lengua
y ya, Señor, Tú la conoces por entero.

Tú me envuelves por detrás y por delante,
y tienes puesta Tu mano sobre mí.
Tu sabiduría es un misterio para mí,
es tan sublime que no puedo comprenderla.
¿A dónde podría ir lejos de Tu espíritu,
a dónde podría ir lejos de Tu presencia?
Si subo hasta los cielos, allí Te encuentras Tú;
si bajo a los abismos, allí estás presente;
si vuelvo hasta el origen de la aurora,
si me voy a lo último del mar,
también allí Tu mano me retiene
y Tu diestra me sostiene.

2 comentarios :

belleza dijo...

Señor, tu lo sabe todo de mí,gracias.

Puro y Eterno Amor dijo...

Que hermosura!
Bendiciones.