26 de mayo de 2010

La increible levedad del ser.....

Me encanta conjugar estos dos verbos ser y estar y a veces me sale conjugar los hechos de mi vida con lo que significan mis palabras, pero hace unos días venimos los sufridos habitantes de esta Bolivia de los sueños; tratando de comprender la conjugación que trata de hacer de estas posibilidades nuestro Presidente el “Hirmano Evoo”.


Hace unos días que nuestra prensa nos viene bombardeando con la revolucionaria y bolivariana carta de nuestro Evo, al Santo Padre Benedicto; interesante este diálogo entre el Líder Espiritual del Estado Plurinacional y Laico de Bolivia y el Líder Espiritual de los Cristianos Católicos por otra parte religión de mayor adhesión de los bolivianos.
Miraba azorado los grandes titulares en letras de molde de nuestros matutinos aquí en la llajta (ciudad de Cochabamba); algunos decían textualmente: “Evo pide la abolición del Celibato para que no haya mas hijos e hijas no reconocidos en Bolivia” pensaba para mis adentros…. madre mía que potencia el clero.

Otro tanto podemos leer y escuchar además del Internet, en los libertarios, revolucionarios y bolivarianos medios estatales de este “santo encuentro” .
En la Biblioteca benedictina del Vaticano, que tantas cosas tiene que haber escuchado y creo que azorada y expectante escucho la lectura de nuestro presidente de la carta que le dejó al Santo Padre; la cual trataremos aquí de leer de nuevo.

Lo bueno es que nos enteramos de “elementos nuevos y vitales” de la persona de nuestro Presidente, pero hay partes de esos elementos que no encajan en nuestro criterio en ese ser y estar de los que hablábamos al principio cómo es que desde pequeño es un “un fervoroso católico y un cristiano de base” y que “reflexiona permanentemente acerca de las lecciones sobre amor, justicia, igualdad y entrega al prójimo…” esta es una nota discordante ya que en la melodía del “hirmano presedente” este instrumento no ha sido nunca ejecutado, salvo que engrose la larga lista de cristianos de base que solo aceptan los dictados de su propia conciencia , deseos y caprichos y somos tantos de estos en las filas de nuestra Iglesia.

Luego “muy respetuosamente” presentó una propuesta creo que subversiva para nuestra Iglesia para superar la “crisis de la Iglesia herida y envuelta en pecado” y en ella solicita “democratizar y humanizar la estructura eclesial” y me vuelvo a preguntar en voz alta, ¿tal y como están democratizadas y humanizadas las estructuras gubernamentales de nuestro estado Plurinacional? Ejemplo de humanismo democrático para el mundo desde el Abia Yala…..Naaaaa!!!!

Y que hablar de equidad de género??? Allí su voz clara, valiente y originaria solicita el sacerdocio femenino y aboga por los hijos e hijas no reconocidos de nuestros padrecitos y madrecitas, entonces fuera el celibato y otras ATROCIDADES por el estilo.
Lo que me llama la atención es que nuestro Presi; la verdad que no es un ejemplo cabal de paternidad y trato equitativo con “sus mujeres” y sus “wawas” ¿a que jugamos? Lo que afirmamos libremente como expresión de deseo debe ser reafirmado con el acto diario de amor y la construcción de la contención familiar en su totalidad porque esa es una de las mas importantes lecciones de nuestro Sr. Jesucristo en cuanto al amor, la justicia, la igualdad y la entrega al prójimo.
A estas propuestas ya se le han dado suficientes y sesudas respuestas teológicas que varias veces desde este lugar hemos disentido o aplaudido, pero como aquí somos cristianos de base y estamos a 3600 msnm estas no llegan. Pero aún allí en La Paz nuestra Iglesia no es, solamente un Instrumento Político al Servicio del Pueblo; sino que es una Sociedad de Hermanos fundada por Cristo el Señor, constituida sobre “la piedra” e iluminada por el Espíritu Santo, al servicio del Pueblo santo de la Alianza; en ningún lugar ni momento Jesús dijo que debe estar al servicio de los punteros políticos de turno.

Lo que si dijo el Señor es que esta Iglesia debe dejar la piel para anunciar y denunciar cada vez que se comete un atropello contra la dignidad de cualquier hombre o mujer contra la justicia y la igualdad.
Hirmano Evoo, la Iglesia no debe someterse a las presiones políticas de ningún proceso hegemónico y autoritario y debe luchar contra cualquier restricción de libertades, contra las persecuciones y conculcaciones de derechos fundamentales; por eso la Iglesia no tiene que estar tan cerca del Palacio Quemado, por eso la Catedral está al costado del mismo para que se pueda escuchar el susurro y no tenga necesidad de gritar, recuerda que los antiguos decían vox populi, vox Dei.


Sigo pensando que bueno hubiera sido que en esta charla entre Lideres Espirituales; se hubieran tocado temas cómo por ejemplo: el serio problema del narcotráfico, la falta de trabajo, la corrupción que campea en nuestros entes gubernamentales, las nacientes pandillas en pueblos y ciudades tan pacíficas cómo las nuestras, la carencia de políticas de desarrollo ante tanta pobreza y miseria que están viviendo hoy tantas y tantos.

En verdad la suma no me da para la postulación al Nobel, pero tanta exposición alcanza para tapas de tantos diarios cada día y como ud. dice “… hay tantos padrecitos y monjas que se sacan la mugre por el campesinado” que bueno sería imitarlos e imitarlas más.
En cuánto a las quejas sobre las críticas a su mandato sería bueno seguir su propio consejo; “… no coma tanto pollo”

1 comentario :

MARISELA dijo...

Muy buen repaso le das a tu presi..a mí me matan los populistas latinoamericanmos, siempre van de way y de que luchan por el pueblo y al final, sólo luchan por ganar para ellos y los que le rodean.Me cae muy mal que critiquen tanto la paja en el ojo ajeno sin ver la viga en el suyo. Si de veras hay problemas de moral en la Iglesia Boliviana creo que sería saludable y justo para el resto de los fieles que se les depure tal y como estrá promoviendo nuestro Papa. Pero Dios es misericordioso y creo que, mientras que los errores cometidos no sean crímenes como la violación o la pederastia, debemos rezar por los que viven en pecado y no hundirles.
Un abrazo hermano en Jesús.