18 de febrero de 2021

¿Quién es esa mina con pinta de sirvienta?

... preguntó el animador del Festival de Cosquín al ver sobre el escenario a Mercedes Sosa, invitada a subir por un músico fuera de libreto. "La Negra", quien había llegado con un vestido prestado y su primer hijo en los brazos, cantó “Derrumbe indio” y la plaza Próspero Molina se vino abajo. Esa noche de enero de 1965 nació una leyenda.

15 de febrero de 2021

Argentina: un país que se disuelve...

La vieja parábola de la rana sumergida en agua calentada lentamente para que no reaccione, hasta que el calor la termina matando, es perfectamente aplicable al proceso argentino. En rigor, la comparación más acertada -tal vez, más dolorosa- es la de un caracol o una babosa a la que se le echa sal encima y se va secando sin remedio, hasta su muerte.

Hay que ser voluntariamente ciego para no advertirlo. El país se va disolviendo lenta pero inexorablemente, deslizándose hacia la pobreza extrema alcanzando a cada vez más argentinos. Y no es un ritmo inadvertido, sino persistente y sólido.

 No advertirlo es suicida.

Todo lo que significa el país moderno, vital, pujante y vinculado al mundo está siendo desmantelado y con él, su base productiva.

El campo, la industria, los servicios, los emprendedores ven cómo se los expropia para ampliar la economía asistencial, sin estímulo alguno ni compensación que permita continuar generando riqueza.

Repartir lo ajeno, aún a costa de destrozar la actividad productiva. Esa es la constante.


LOS DATOS DEL DERRUMBE

El símbolo de la relación con el mundo, la moneda nacional, ha caído en un año a la mitad de su valor real. Los salarios han acompañado este derrumbe, pero también la rentabilidad empresarial, el valor de los activos físicos y el valor de las empresas. No por la pandemia, sino por la mediocridad. Brasil ha sufrido la pandemia con una intensidad sustancialmente mayor. El valor de su moneda, en un año, pasó de 4,23 a 5,19 reales por dólar[i]. El peso pasó de 77,90 a 166[ii]. Su deterioro ha superado el 50 %. El propio valor “oficial” del peso ha perdido en dos meses (del 1 de noviembre al 31 de diciembre) casi el 10 % de su valor[iii]. Proyectando este deterioro, a fin de año superará otra caída a la mitad de su valor, o más.

Los activos inmobiliarios han perdido el 50 % de su valor, y quien sostenga que sólo lo han hecho en un 30 % simplemente se ilusiona con el valor que se demanda por quien quiere vender, ignorando que las operaciones no se hacen porque nadie paga en la Argentina esos montos.

El país no vale. Todos quieren vender y nadie comprar. Irse, no venir.

El sueldo medio de la economía, que compartía el primer lugar en América Latina con Uruguay y Chile, que en 2016 llegó a USD 1.400 dólares hoy es de poco más de USD 400[iv], sólo superior al de Venezuela. La jubilación mínima -que superaba los 250 dólares hace un año y medio- hoy apenas supera los 100 -Uruguay y Chile  nos duplican-. Todos los pasivos, de todos los niveles, han visto caer su ingreso a la mitad en valores reales.

La capitalización bursátil, que se encontraba hace un año en 9,6 billones de pesos argentinos nominales, hoy apenas supera los 9 billones[v], lo que en términos de valor real -comparado con el promedio de divisas- significa que cayó a menos de la mitad: eso es lo que valen hoy las empresas argentinas, la mitad que hace un año.

La deuda pública, por su parte, ha crecido en 20.000 millones de dólares en un año y quien le presta a la Argentina demanda una tasa de interés del 15 % en dólares -se han colocado bonos hasta el 16,4 %, o sea un riesgo país de 1640 puntos[vi]- mientras los países del entorno regional pagan por su deuda entre 2 y 3 % (entre 200 y 300 puntos de riesgo-país)[vii]. Todo eso es fruto de la falta de acuerdo estratégico nacional que inspire confianza a quien pueda prestarnos. En lugar de perseguir ese acuerdo estratégico para reducir el peso de la deuda en el presupuesto público, el oficialismo prefiere ajustar los gastos, centralmente sobre quienes tienen menos posibilidad de defensa, los pasivos, en un círculo vicioso recesivo que termina inexorablemente en la miseria.

A la producción agropecuaria, base fundamental del financiamiento de toda la estructura industrial argentina, se le ha anulado su rentabilidad y ha perdido más de la mitad de su valor. Cabe sólo observar lo que significa el nivel de retenciones, aplicadas sobre el valor “oficial” de la divisa, para entender el empobrecimiento de las empresas agropecuarias, cuyo capital es carcomido por una presión impositiva desbordada, muy superior a la ya apabullante presión fiscal que sufre toda la economía[viii]. Se le paga $ 64 por dólar al que exporta ($ 85 menos 32 % de “retenciones”), pero se le cobran $ 160 cuando debe comprar sus insumos al valor “libre”[ix], ambos precios al 10/1/2021.

En síntesis, la Argentina se va disolviendo lentamente, impulsada hacia la insignificancia como país y a la masificación de la pobreza como sociedad.

UNA DERIVA IMPLOSIVA

En el debate económico, por su parte, concepciones que atrasan ocho décadas y se imponen con prepotencia impiden cualquier mesa de diálogo. La obsesiva insistencia en combatir la pobreza fabricando dinero[x] no es sostenida en ningún lugar del mundo, salvo en la dictadura venezolana, e impulsa un proceso inflacionario que carcome sueldos, rentabilidades, capitales instalados, impuestos, jubilaciones y títulos.

No hay, por lo demás, señal alguna que siembre optimismo. No existe un apoyo público a la actividad económica -todo lo contrario- por lo que sería voluntarista imaginar la reversión de la tendencia. El aislamiento creciente anula cualquier posibilidad de financiamiento y la estrábica política exterior incrementa la desconfianza, junto a iniciativas que señalan la anulación de la seguridad jurídica ante la presión constante del oficialismo sobre el poder judicial.

La proyección de la tendencia nos indica que a fines del año que se inicia, la divisa argentina habrá perdido otro 50 % de su valor real -según los cálculos de economistas independientes-[xi]. Y en un par de años más, para el 2023, su nivel de paridad será similar al de la moneda venezolana. O sea, cercana a cero. Al terminar el período de gobierno de Alberto Fernández, Argentina será Venezuela y sólo podrán sobrevivir los que acepten la lógica del rebaño recibiendo las limosnas de un Estado en manos del autoritario populismo cleptómano.

Y UNA POLÍTICA QUE NO RESPONDE

Las fuerzas políticas y sociales que sostienen este rumbo no se caracterizan por lo ideológico, sino que conforman un conglomerado heterogéneo cuya línea unificadora es la destrucción del estado de derecho y la instalación de la ley de la selva. Rentistas autodefinidos “empresarios”, mafias de diverso tipo nuevas y viejas, corporaciones gremiales putrefactas, financistas sin escrúpulos, caciques de tolderías varias disciplinadas por planes y bolsones de comida, logias políticas sin ningún compromiso con el país que sólo ven al Estado como un botín de guerra, todas ellas bendecidas por el “pobrismo” de la línea hoy hegemónica de la iglesia católica, para la cual la pobreza extrema es preferible a cualquier “desigualdad”, aún aquella resultado del esfuerzo de trabajo, de la inversión productiva y del compromiso con el progreso económico. Desigualdad que, por supuesto, no se exige a los -y “las”- sátrapas, que exhiben sin pudor su ambiciosa angurria burlándose de las leyes, de la moral y de la miseria.

Existe un solo camino de reversión y hoy aparece como imposible: un consenso estratégico entre los argentinos más cercanos a los niveles de decisión. La polarización impulsada por la mafia corporativa del populismo la hace imposible. La banalidad con que es mirada la política por gran cantidad de ciudadanos hace el resto.

La generalización descalificadora hacia el espacio público de quienes debieran aportar racionalidad al debate por su nivel cultural, su preparación y sus conocimientos desalienta a quienes toman al compromiso público como lo que debiera ser: un servicio a la sociedad. Y un coro de repetidores-operadores desde los medios masivos hacen el resto, quitando nivel al debate nacional del que se ha ausentado toda reflexión de futuro o mirada estratégica.

LOS QUE RESISTEN

Quedan y son importantes los que luchan, y luchan, y luchan, peleando contra la montaña. Cual Quijotes contra molinos de viento, su prédica es comprendida por el país democrático con visión de futuro, pero no alcanza ante la apabullante presencia mediática de la banalidad comprada. Pero, fundamentalmente, por la ingenua -y voluntarista- actitud de una dirigencia timorata, cuando no acomodaticia, que podría incidir fuertemente en la construcción de una unidad de los que importan pero que, sin embargo, privilegia la perspectiva del “botín” por sobre el interés nacional.

El país, mientras tanto, se sigue disolviendo lentamente. Y los argentinos, empobreciéndose, aún aquellos que conforman la carne de cañón de la corporación de la decadencia.

Ricardo Lafferriere

https://ricardo-lafferriere.blogspot.com

[ii] https://www.cotizacion-dolar.com.ar/dolar-blue-historico-2020.php

[iii] https://www.cotizacion-dolar.com.ar/dolar-blue-historico-2020.php

[iv] https://www.infobae.com/economia/2020/08/23/los-salarios-y-las-jubilaciones-cayeron-a-los-niveles-mas-bajos-en-15-anos-y-se-ubican-entre-los-minimos-de-la-region/

[v] https://www.bolsar.com/vistas/investigaciones/PaginaCapitalizacionBursatil.aspx

[vi] https://www.utdt.edu/ver_nota_prensa.php?id_nota_prensa=19139&id_item_menu=6

[vii] https://www.puentenet.com/cotizaciones/riesgo-pais

[viii] https://ruralnet.com.ar/desde-enero-de-2021-las-retenciones-a-la-soja-seran-del-33/

[ix] https://www.cronista.com/MercadosOnline/dolar.html

[x] https://www.pagina12.com.ar/288064-el-mito-que-la-emision-genera-inflacion

[xi] https://www.infobae.com/economia/2020/09/19/a-cuanto-va-a-llegar-el-dolar-en-2021-guerra-de-pronosticos-entre-el-gobierno-y-las-consultoras/

3 de febrero de 2021

Jesús es la Divina Misericordia....


"La Humanidad no encontrará la paz hasta que no se vuelva con confianza a mi Misericordia..."
"Di a la humanidad doliente que se refugie en mi Corazón Misericordioso y Yo la colmaré de paz..."



Con estas frases inicia nuestro Señor sus apariciones (1931-1938) a Sor María Faustina Kowalska, humilde religiosa de la Congregación de las Hermanas de la Caridad de la Madre de Dios, en Plock (Polonia), a la cual enseñó una nueva forma de devoción a la Divina Misericordia.

Romper el silencio:


 ...los obispos franceses inician el diálogo con hijos de sacerdotes

Mientras la Iglesia Católica de Francia acepta los escándalos de abuso sexual por parte del clero y religiosas abusadas, otras víctimas del derecho canónico han estado pidiendo reconocimiento. Son los hijos e hijas de los sacerdotes.

Jérôme Beau
Arzobispo de Bourges, Francia
Tras una promesa hecha en febrero, tres hijos de sacerdotes se reunieron el 13 de junio con el arzobispo de Bourges, Jérôme Beau, presidente de la Comisión de los obispos franceses para ministros ordenados y ministros eclesiales laicos.

"Esta fue una reunión muy alentadora", dijo Anne-Marie Mariani, una de las tres miembros que representaban al grupo que ella fundó, Enfants du Silence o "Children of Silence".

Dijo que la reunión con Beau, es solo el comienzo y que se planea otra para octubre.

"La iglesia acordó abrir sus archivos y ayudar a los hijos de sacerdotes a conocer más sobre sus padres", dijo. Los hijos de sacerdotes "a menudo descubren la verdad sólo después de la muerte de su [padre]", señaló. "Ahora tenemos la esperanza de que estas situaciones no vuelvan a ocurrir".

Añadió que no hay forma de saber cuántos hijos de sacerdotes hay en Francia.

Beau dijo: "Lo que importa es primero escuchar a estos niños del silencio que expresan su sufrimiento y comprender lo que está en juego".

Esta reunión se produce en un momento en que la Iglesia católica francesa está tratando de recuperar la credibilidad después de revelaciones dañinas de numerosos abusos sexuales y espirituales por parte de sacerdotes hacia niños y religiosas.

Durante años, Mariani ha pedido a la iglesia que reconozca a los hijos de sacerdotes, que comprenda el sufrimiento de muchos de estos hombres y mujeres que se sentían ilegítimos y a menudo eran rechazados.

Según la psicóloga Marie-Françoise Bonicel, "estos niños a menudo se sienten de la misma manera que los hijos ilegítimos, que tienen al menos un padre casado con otra persona que no es su otro padre. Pero la sensación de que no deberían haber nacido es más difícil de soportar, porque su existencia es el resultado de una transgresión no sólo de una ley humana, sino de un compromiso sagrado, que algunos ven como la ley de Dios ".

Anne-Marie Mariani,
fundadora de "
Enfants du Silence"

Mariani, ahora abuela, se enteró cuando tenía 17 años que su padre era sacerdote y su madre una monja cuando se conocieron. Su padre realmente no quería ser sacerdote y hubiera preferido tener una familia.

Su madre, una huérfana de guerra, se crio en un convento y sintió que debía a las hermanas unirse a la congregación. 

La enviaron a Argelia, donde trabajó como enfermera y conoció al padre de Mariani. Cuando quedó embarazada, la enviaron de regreso a Francia. La pareja tardó tres años en reunirse con su hija.

Mariani contó su historia por primera vez en un libro de 2014, Le droit d'aimer (El derecho a amar ).

Luego conoció a otros hijos de sacerdotes y comenzó la asociación Enfants du Silence. El grupo ahora tiene 70 miembros.

"Este iba a ser un lugar donde todos pudiéramos escucharnos unos a otros, porque tienes que haber vivido una situación así para entenderla y medir el sufrimiento de la otra persona", dijo a NCR (National Catolic Reporter).

Douze enfants de prêtres témoignent (Doce hijos de sacerdotes testifican), publicado en 2017 por la asociación, contiene historias de años de sufrimiento. Todos los autores sintieron que eran un secreto familiar del que nadie quería hablar.

Portada del libro de Mariani,
"El derecho a amar"

"Siempre he vivido en total inseguridad", recordó Léa. Ahora con 45 años, Léa habló con NCR bajo condición de anonimato. "Sería el final de mi carrera académica", dijo.

Su padre era jesuita y trabajaba como profesor de filosofía en París. Cuando conoció a su madre, también maestra, decidió dejar la Compañía de Jesús para casarse con ella y tener hijos. Ambas familias se sorprendieron. "Algunos parientes nos llamaron hijos de Satanás", dijo.

El padre de Léa consiguió un trabajo como profesor en Bretaña, donde algunas familias descubrieron que era un ex sacerdote. "Nos insultaron; nuestro jardín quedó destrozado. Hasta el día de hoy, me pregunto por qué mis padres no se marcharon para ir al anonimato de una gran ciudad".

Su padre murió en 1991 cuando Léa tenía solo 17 años.

"Nunca hablamos de su pasado. Mi madre nos dijo que no hiciéramos preguntas, ya que para él era doloroso. 'Tu padre nunca debió haber tenido hijos'", dijo Léa que su madre comentó una vez. 

Léa ha luchado contra la depresión y ha pasado tiempo en salas psiquiátricas.

"Si estos niños sienten que su padre ha cometido algún tipo de traición, pueden sentir que tienen que reparar algo, para expiar lo que consideran una falta", dijo el psicólogo Bonicel.

"Pueden sentirse culpables de existir aunque sepan que su padre ya no era sacerdote cuando nacieron", agregó. "Si no pueden hablar de ello, la carga de lo que no se dice es más pesada. Cuando estamos heridos, todos reaccionamos de manera diferente: algunas heridas son como la gangrena y causan mucho daño a la víctima. Otras pueden ser fértiles y dar fuerza. No hay un patrón de comportamiento general ".

Portada del libro
"El testimonio de 12 hijos de sacerdotes"
"Cuando tenía 17 años, un vecino me dijo que mi padre era el cura del pueblo", dijo Sylvie a NCR. Fue tal la conmoción "que perdí la audición por completo. Ya no quería escuchar nada. Todo quedó claro: por qué mi madre no me mostró ningún amor y por qué fui insultado y rechazado por todo el pueblo. Mi madre esperaba que el sacerdote se casara con ella, pero él nunca quiso".


Sylvie, que ahora tiene 40 años, respondió las preguntas de NCR con la condición de no dar su nombre completo.

"Me tomó cinco años recuperar la audición. Sabía que Dios no me abandonaría", agregó.

No todos los hijos de un sacerdote o ex sacerdote han tenido dificultades para lidiar con la vida anterior de su padre. Basile y Raphaëlle de Truchis, ambos de veintitantos años, hablan de ello con mucha libertad.

"Recuerdo muy bien cuando nuestros padres nos dijeron durante la cena que papá era sacerdote antes de casarse", recuerda Raphaëlle. "Hicimos muchas preguntas, pero no recuerdo que fuera difícil para nosotros. Fuimos a la iglesia, al catecismo, nuestros padres siempre han estado involucrados en las actividades parroquiales".

La familia vivía en un suburbio de París donde las opiniones de los vecinos, si es que tenían alguna, realmente no importaban.

El Papa Francisco ha hablado claramente sobre la responsabilidad de los sacerdotes que tienen hijos.

"Cuando un sacerdote engendra un hijo, su primer deber es para con este hijo. Tiene el deber de dejar el ministerio y cuidar a su hijo, incluso si decide no casarse con la mujer. Porque ese hijo tiene tanto derecho a una un padre que está físicamente presente como lo está con una madre”, escribió en su libro Sobre el cielo y la tierra, publicado mientras era arzobispo de Buenos Aires, Argentina.

"No siempre sabemos de hijos de sacerdotes", dijo el obispo Guy Thomazeau, ex director de la Arquidiócesis de Montpellier en el sur de Francia y ex presidente de la comisión de obispos franceses para asuntos familiares. "Brindamos apoyo financiero para estos niños cuando podemos. Pero a menudo, la familia quiere mantener el secreto sobre el pasado del padre o prefiere mudarse a otra diócesis".

Romper la ley del silencio es el núcleo de la pregunta: "Ya es hora de que la Iglesia católica haga una distinción entre la vida apostólica y el celibato", argumenta el ex sacerdote Michel de Truchis.

La Iglesia Católica ha desaprobado el matrimonio de sacerdotes durante siglos, como así lo afirmó en el Concilio de Elvira a principios del siglo IV. Pero no fue hasta la Reforma Gregoriana en el siglo XI que la iglesia lo prohibió por completo, por temor a que las familias de los sacerdotes agotaran los recursos financieros. Sin embargo, esta no fue la única razón, explicó Alain Cabantous, ex profesor de historia moderna en la Universidad de París-I, Panthéon-Sorbonne.

"El objetivo de la reforma gregoriana era principalmente subrayar la importancia del estatus del sacerdote", dijo. "No era un hombre común. Era alguien especial, perteneciente a una esfera sagrada".

por Elisabeth Auvillain ,
edición impresa de NCR
del 12 al 25 de julio de 2019

1 de febrero de 2021

1 de febrero día mundial del galgo... (1)

A tomar conciencia...



Cada año en España y Latinoamérica, luego de la temporada de caza, decenas de miles de galgos son ahorcados, arrojados a pozos y cunetas como desechos, cuando se considera que ya no son útiles para cazar, son salvajemente asesinados.

Es por ello que hoy, 1 de febrero, es importante recordar a la raza de perro que es pura belleza y bondad en el Día Mundial del Galgo.

Hoy se celebra esta efeméride ya que coincide con el fin del periodo de caza y con el inicio del calvario para muchos de estos canes que se traduce en abandono o, mucho peor, sacrificio.

Estos perros que han sido meras herramientas para los cazadores, esos galgos que corrieron tras las liebres en el campo, ahora, por la razón que sea, ya no son útiles.

El Día del Galgo es más que una celebración.

Es una forma de dar voz a los que no la tienen, concentrando los esfuerzos de miles de personas. La cría incontrolada y el abandono masivo de perros al final de la temporada de caza dejan una enorme población de perros famélicos y enfermos, es por ello que se hace imprescindible darles el lugar que se merecen y se convertirán en tu mejor amigo.